Continuidad del derecho de visitas en denuncias por violencia de género.

Cuando un padre está en un proceso penal por violencia de género puede perder el derecho de visitas a sus hijos pero no siempre es así.

¿Qué ocurre cuando un progenitor es denunciado por un delito de violencia de género?
¿puede ver a sus hijos?
y ¿si es condenado?

Para poder responder a estas preguntas, es preceptivo leer el art. 94 del Código Civil, , el cual, después de establecer que el juez determinará el tiempo, modo y lugar en que el progenitor que no tenga consigo a los hijos menores podrá ejercitar el derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía, añade lo siguiente:


“No procederá el establecimiento de un régimen de visita o estancia, y si existiera se suspenderá, respecto del progenitor que esté incurso en un proceso penal        iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o sus hijos. […]. No obstante, la autoridad judicial podrá establecer un régimen de visita, comunicación o estancia en resolución motivada en el interés superior del menor […] previa evaluación de la situación de la relación paternofilial.

No procederá en ningún caso el establecimiento de un régimen de visitas respecto del progenitor en situación de prisión, provisional o por sentencia firme, acordada en procedimiento penal por los delitos previstos en el párrafo anterior”.

estracto del artículo 94 del CC

Por lo tanto, de la aplicación automática de este precepto parece claro, que el progenitor perdería cualquier derecho de visitas, no sólo en el caso de ser condenado sino cuando este incurso en un procedimiento penal por un delito de violencia puesto que el artículo habla de «...progenitor que esté incurso en un proceso penal,…«

Sin embargo el Tribunal Constitucional en su sentencia 106/2022, en materia de derecho de visitas en contextos de violencia de género respecto del art. 94 CC reitera que el criterio que ha de presidir la decisión en que en cada caso corresponda adoptar al juez, a la vista de las circunstancias concretas, debe ser necesariamente el del interés prevalente del menor, ponderándolo con el de sus progenitores, que aun siendo de menor rango, no por ello resulta desdeñable.

La Sentencia del Tribunal Supremo 625/2022, de 26 de septiembre, entre otras muchas, aborda la cuestión del interés superior de los menores y su carácter primordial, particularmente en los supuestos de aplicación del art. 94 CC por la comisión de delitos de violencia de género. Esta sentencia resalta la necesidad de preservar a los menores a la exposición de situaciones de riesgo cara a una deseada inserción futura en el mundo de los adultos, sin repercusiones peyorativas provenientes de las situaciones vividas”.

La protección del interés de los menores es un verdadero principio de orden público, que no está al mismo nivel que el de los otros intereses concurrentes, sino que ocupa un lugar superior y preferente desde el que resolver los conflictos de derechos que puedan afectar a los niños.

El interés preferente de los menores puede justificar la limitación y suspensión del régimen de comunicación entre padres e hijos o no, es decir, no cabe una aplicación automática del artículo 94 CC puesto que es necesario ponderar si el interés superior de los menores exige el mantenimiento del régimen de visitas pese a la condena penal.

Cada caso concreto, necesitará de un exámen específico, y por supuesto es necesario poder equilibrar la obligada protección y seguridad de los niños y las consecuencias irremediables que el largo tiempo de instrucción y duración de los procesos penales pueda tener en las relaciones de los menores con el progenitor.

Cada caso es distinto y el tuyo es el más importante.

Ponte en CONTACTO conmigo y estudiaré personalmente tu caso.